Cualquier día te levantas

Una vez más las llaves del cambio son las mismas. Me sostienes desde dentro, no por los hombros (por los pulmones) Estás (no estás) en tu ausencia segregando mis horas dislocadas Trastocas la lluvia de piedras Reclamando la violencia del agua El mar Nace en tus pies Bajo tus labios conjuras Consignas-apariciones- Apuestas la luz Del alba ondulante Péndulo eterna máquina (decretas) removiendo cimientos Te acercas desde abajo (te siento) te exploto entre dos paredes (cálidas sucumben) Tus manos no lloran el frío
Reclamas (consuelo) te dejas guiar por tus faros (náufragos esconden estrellas)

desinhibido despierto
(el roce sugiere tus formas)
las manos alcanzan los primeros angulos (reales del día)
te esconde tu fortaleza de vidrio (el cambio real pide tiempo)
levanto las manos (colapsan el cielo)

Desde el lecho te cuento los dedos

(en mis huesos los poros respiran tu aliento)
me aferro a un hilo (aventuras de años bisiestos) en otra burbuja te tengo (unisono y voluntad, sincronía y pensamiento)
con mi red me voy a pescar (donde despiertas estoy ciego)
lo mismo nos da
lo mismo nos hace
lo mismo nos trae (espirales) errabundas miradas
cosiendo (el cuerpo vivo) a distancias sin sesgo
ya no me queda (moneda de cambio) absoluto
también tú naces
(dormida sin acostarte)
también comenzamos
apenas
la fuga tempestuosa( es nacimiento)
alimento frugal de los miedos (es comienzo)
Sabes que hoy estoy próximo.
Una vez más las llaves del cambio
son las mismas
no ennegrecerán el sol las langostas
ni tocará la plaga la primera cosecha
te amo como se aman convicción y certeza
(antes de terminar este parpadeo)
buscando en tus brazos (caminos) vacios
rumores de pozos que aún no ha cantado
(esperanza)
cualquier día te levantas
sobre un titán muerto.
A fundirse nube (memoria) y recuerdo
pasa el viento.