jueves, julio 02, 2015

Piedras

Yo no sé que tiene la noche que siempre
termina apachurrandome el corazón...

¿Será que con el silencio se le acurruca
más la soledad a uno?
Y en este silencio se es capaz de recordar
el olor de la milpa de los corrales y de
los arboles de lima. El ruido de las
cigarras en la madrugada y el
zumbido de los mosquitos entre sueños.

Dicen que dormir en cama dura
cura las penas del mal de amores....
Ojalá esta piedra sepa consolarme el corazón.